Full of Grace, USA

Novena de la Entrega – Tríptico de estampa/The Surrender Novena SPANISH version Trifold Holy Cards (3" X 5")

$ 2.00
  • Novena de la Entrega – Tríptico de estampa/The Surrender Novena SPANISH version Trifold Holy Cards (3" X 5")
  • Novena de la Entrega – Tríptico de estampa/The Surrender Novena SPANISH version Trifold Holy Cards (3" X 5")
  • Novena de la Entrega – Tríptico de estampa/The Surrender Novena SPANISH version Trifold Holy Cards (3" X 5")

Full of Grace, USA

Novena de la Entrega – Tríptico de estampa/The Surrender Novena SPANISH version Trifold Holy Cards (3" X 5")

$ 2.00
$ 2.00

Novena de la Entrega – Tríptico de estampas

Edición de bolsillo (3 por 5 pulgadas)

Jesús, a Ti me entrego. Tríptico de estampas

Plegado mide  3 por 5 pulgadas.  Cartulina gruesa satinada, impreso en relieve.  Un producto original exclusivo de Full of Grace USA

 ___

Pliegue interior número 1:

¡Oh Jesús, a Ti me entrego!

Como se puede ver en esta novena, mucho de lo que Nuestro Señor quiere que hagamos se enfrenta a las normales inclinaciones y razonamientos humanos. Sólo podemos ascender al nivel de los pensamientos de Nuestro Señor a través de la gracia de Dios y la ayuda del Espíritu Santo.

Debes dejar de lado tus problemas, dejar de preocuparte y dejar de tratar de resolverlos tú mismo. Debes creer, confiar y permitir que Nuestro Señor te rescate de tí mismo y provea a tus deseos y necesidades resolviendo tus problemas como sólo Él puede.

“Jesús, Ocúpate Tú”, deben ser las primeras palabras que vengan a nuestra mente y fluyan de nuestros labios. Después de todo, hemos intentado hacer las cosas a nuestra manera y ¡mira en qué nos ha resultado!

Simplemente haz lo que dice la oración, abre tu corazón y mente en amor y cierra tus ojos en confianza pidiéndole a Jesús que Él se encargue de todo. Él lo hará.

Simplemente haz lo que dice la oración, abre tu corazón y mente con amor y cierra tus ojos con confianza y pídele a Jesús que se ocupe de ello. Él lo hará

___

Traducción del francés de la antigua estampita religiosa:

¡Que viva Jesús!

¡He aquí el corazón que tanto ha amado a la humanidad! ¡Es puro amor y misericordia!

Venid a mí ... vosotros que estáis cansados y afligidos y yo os confortaré... –Mateo 11:26

Dondequiera que esta imagen sea expuesta y honrada, atraerá toda clase de bendiciones. – Nuestro Señor a Santa Margarita María de Alacoque


Interior de la tarjeta:

NOVENA DE LA ENTREGA*

Dada por Jesús al Padre Dolindo Ruotolo

Día 1

¿Por qué te confundes al preocuparte? Déjame a mí el cuidado de tus asuntos y todo será paz. Te digo que todo acto de verdadera, ciega y completa entrega a mí, produce el efecto que deseas y resuelve toda complicación.

Oh Jesús, yo me entrego a Ti, ¡Ocúpate Tú!

(Repítelo 10 veces)

Día 2

Entregarse a mí no significa inquietarse, ni estar amargado, ni perder la esperanza, ni tampoco significa ofrecerme una oración pidiéndome que te siga y transforme tu preocupación en plegaria. La inquietud, el estar nervioso y pensar en las consecuencias de las cosas están en contra de esta entrega, ¡profundamente en contra! Es como la confusión que siente el niño cuando le pide a su madre atender a sus necesidades, y luego intenta ocuparse de esas necesidades por sí mismo resultando en que sus propios esfuerzos entorpecen lo que su madre hace. Rendirse significa cerrar plácidamente los ojos del alma, rechazar los pensamientos ansiosos y ponerse a mi cuidado para que sólo yo actúe, mientras dices: “Ocúpate Tú.”

Oh Jesús, yo me entrego a Ti, ¡Ocúpate Tú!

(Repítelo 10 veces)

Día 3

¡Cuántas cosas realizo cuando el alma, tanto en sus necesidades espirituales como en aquellas materiales, se vuelve a mí, me mira y me dice: “Jesús, ocúpate Tú”, cierra los ojos y reposa! Obtienes pocas gracias cuando te atormentas tratando de producirlas, sin embargo obtienes muchísimas cuando te encomiendas plenamente en oración a mí. En el dolor, tu oras para que yo obre, pero para que obre como crees que debo obrar… No te diriges a mí, sino que quieres que yo me adapte a tus ideas; no eres un enfermo que le pide al médico que lo cure, sino que le sugieres la cura. No obres así, sino ora como te he enseñado en el Padrenuestro:

“Santificado sea tu nombre”, es decir, sea glorificado en esta necesidad mía.

“Venga a nosotros tu reino”, o sea, todo contribuya a tu reinado en nosotros y en el mundo.

“Hágase tu voluntad así en la tierra, como en el cielo”, es decir, dispón Tú, en esta necesidad, como mejor te parezca en lo tocante a nuestra vida temporal y eterna.

Si me dices de verdad: “hágase tu voluntad”, que es lo mismo que decir: “Jesús, ocúpate Tú”, yo intervendré con toda mi omnipotencia y venceré las mayores dificultades.

Oh Jesús, yo me entrego a Ti, ¡Ocúpate Tú!

(Repítelo 10 veces)

CONTINUADA..........